"No es mi mejor foto, pero..."

PARIS - Cuando les pido a los fotógrafos de la AFP que cuenten qué foto de las que tomaron es la que más los marcó, la respuesta suele ser siempre la misma: “no es mi mejor foto, pero es importante para mí porque…”.

Los porqués son variados: porque la imagen constituye un punto de inflexión en su carrera, porque cambió la forma en la que ven el mundo, porque les recuerda algo de su pasado o porque captó la esencia de una historia.

 

Odd Andersen me habló de una fotografía histórica que estuvo a punto de perderse por problemas técnicos. Jhon MacDougall, por su parte, hizo referencia a una imagen de violencia que terminó siendo parte de una campaña de publicidad de un banco. Jewel Samad recordó una foto que lo retrotrajo a un momento difícil de su adolescencia. Philippe Desmazes habló de una imagen que tomó con un teléfono y que en pocas horas cambió el rostro de un país. Y Aris Messinis hizo referencia a un retrato que, según él, ilustra el difícil equilibrio  al que deben llegar los fotógrafos entre la dimensión profesional y humana de su trabajo.

Los fotógrafos tienen razón: las imágenes elegidas no son las mejores, pero son las que los han marcado. Muestran por qué se convirtieron en fotoperiodistas y cómo optaron por contar el mundo en imágenes.

Laurent Kalfala